Kineurope

Trabajar en Francia

El país vecino reúne una serie de características que lo hacen ideal para vivir y para trabajar.

Al maravilloso patrimonio cultural, paisajístico y gastronómico francés, podemos sumar las buenas condiciones de trabajo de las que disfrutan sus habitantes.

Para empezar, el número de horas laborables a la semana es de 35 y la edad de jubilación es a los 62 años. Estos dos factores pueden basarse en la premisa “Trabajar para vivir y no vivir para trabajar”.

El salario mínimo de referencia en Francia para trabajos no cualificados se sitúa en torno a los 1450 € brutos mensuales lo que supone casi el doble del SMI en España (alrededor de 750 € brutos).

En cuanto a la calidad de vida, la clasificación de la International Living Association coloca a Francia en el 4º puesto a nivel mundial según los siguientes parámetros:

  • Un excelente sistema de salud, clasificado nº1 por la OMS
  • Una de las mejores esperanzas de vida en el mundo
  • Uno de los países más seguros de Europa
  • Una red de transportes públicos eficaz
  • Una red de telecomunicaciones entre las mejores del mundo
  • Una amplia cobertura de servicios sociales
  • Una extensa oferta educativa y cultural.